screenshot_2021-04-15_at_10

La trazabilidad en el café

Jean Orlowski es el CEO de ECropOrigin, una de las empresas más innovadoras y punteras en estos momentos en la creación de sistemas de trazabilidad para el mundo del café. Tras analizar y estudiar bien este producto han logrado crear un sistema que supera problemas endémicos en su trazabilidad, como el rastreo real de datos en origen. La trazabilidad en el sector cafetero, asegura, es una práctica menos común de lo que muchos creen aunque está convencido que las nuevas exigencias de información del consumidor conseguirán incorporarla rápidamente en toda la cadena de valor de este producto.

¿En qué punto de evolución se encuentra la trazabilidad en el mundo del café?

La trazabilidad en el café es todavía una cuestión muy nueva. Esto se debe a la complejidad de su cadena de suministro y también a la dificultad de llegar a las fincas pequeñas y remotas donde se genera información vital para cualquier buen sistema de trazabilidad que se precie de ello. Y aunque muchos hablan de trazabilidad, la realidad es que este sistema de rastreo se utiliza muy poco en el mundo del café, no nos engañemos. Pero los consumidores nos lo exigen y las ventajas que nos puede aportar la información recogida hace que valga la pena apostar por ello.

¿Por qué es importante instaurar la trazabilidad en el café? ¿A quién beneficia?

Los beneficios son muchos. Los datos que aporta este sistema son muy poderosos a todos los niveles y pueden ayudar a cualquier actor de la cadena de valor del café en su tarea y objetivos. Los datos que podemos capturar ayudarán, por ejemplo, a que los caficultores puedan mejorar la eficiencia de sus fincas y rutinas de trabajo y, también, sus ganancias. El tostador podrá saber en tiempo real, donde está disponible el café verde que busca y establecer una relación directa con el origen. Mientras que para el cliente final, los datos recogidos a lo largo de todo el proceso le proporcionan una ventana única a través de la que ver y conocer el café qué está degustando.

¿Puede, pues, la transparencia de esta trazabilidad transformar el mercado del café?

Insisto, todavía estamos en la infancia de la transparencia en el café. Esta industria es compleja con múltiples actores involucrados en cada ‘transacción’ y queda mucho que hacer. Ahora bien, a largo plazo poder disponer de todos los datos nos ayudará a mejorar la calidad del café, proporcionará al caficultor una mejor posición para la negociación de precios y mejorará el comercio directo a todos los niveles.

¿La trazabilidad puede contribuir, también, a la sostenibilidad del café?

La sostenibilidad es una palabra importante hoy en día sin una definición clara para todos. Para nosotros, ECropOrigin, la sostenibilidad significa que uno puede ganarse la vida con su negocio y es así que apostamos por utilizar la trazabilidad como herramienta para registrar todos los datos que ayudarán a aumentar la producción, administrar los gastos y mejorar la calidad.

El sector ¿está suficientemente preparado para avanzar en la trazabilidad del café?, ¿se puede garantizar su trazabilidad al 100%?

El 100% nunca es posible, pero mediante el uso de sistemas de trazabilidad y algo de inteligencia artificial y auditoría independiente podemos acercarnos. Por lo general uno de los mayores problemas es recoger los datos en la finca. Para nosotros, sin embargo, estos datos son claves para poder garantizar una trazabilidad honesta de inicio a fin y por ello hemos desarrollado un sistema de trazabilidad que contempla una versión offline dirigida a este primer eslabón para que los productores puedan recoger todo los datos de la finca y luego volcarlos al sistema en los puntos de entrega de cerezas donde normalmente, sí disponen de conexión a internet.

Entre la información que pueden aportar hay datos tan simples pero a la vez tan importantes como los registros de trabajo en sus fincas, una información que a posteriori puede ayudar, por ejemplo, a mejorar el rendimiento de esa explotación cafetera y a conseguir certificaciones de comercio justo, ya que se registra el peso y el pago que se hace a cada uno de los trabajadores.

También recogemos información en las cooperativas / instalaciones de procesamiento, dejando constancia de los parámetros de secado de cada café o los métodos de fermentación utilizados, entre otros. Rastreamos los datos de transporte y exportación y del tostador, de manera que una vez completado toda la cadena, se genera un código QR que da acceso a toda la información y que cualquier eslabón puede compartir como muestra del valor diferencial de su producto. Además, como el programa permite proporcionar el seguimiento e inventario del café en tiempo real, hemos dado un paso más en la trazabilidad y aprovechando toda la información recogida hemos incorporado al sistema un marketplace para la venta de los cafés rastreados.

¿Qué tendencias se sumarán a la trazabilidad del café?

En el futuro inmediato vamos a ver una creciente demanda de clientes finales en el sector de cafés especiales, muy interesados en saber quién produjo el café que están bebiendo y qué sucede entre el campo y su taza. Poder ofrecer estos datos y asegurar a tus clientes que el caficultor va a recibir lo justo por la venta de su café, va a marcar la diferencia. También veremos como muchos agricultores convencidos de los beneficios de ir por delante de la competencia, se van a sumar al carro de la trazabilidad.

*Puedes acceder a la revista Fórum Café nº83 completa aquí.


2021_oritain

Taza de la Excelencia crea la Huella Digital del Café

Con miles de muestras de cafés de concursantes en más de 10 países diferentes, la Taza de la Excelencia es la competencia que premia la calidad del café con mayor referencia.

En sus certámenes se identifican algunos de los mejores cafés del mundo, asegurando el mayor valor para sus productores.

Ahora, con el objetivo de garantizar aún más su reputación de integridad y transparencia, Alliance for Coffee (ACE), la entidad que gestiona la competición, ha cerrado un acuerdo pionero con una empresa de trazabilidad científica que analizará el café de la Taza de la Excelencia y creará una base de datos de café de todo el mundo que luego podrá utilizarse para demostrar el origen de cada café.

Todo lo que se cultiva, cría o elabora absorbe una proporción única de elementos y nutrientes de su entorno, y esto es lo que medirá ACE, utilizando para ello, ciencia forense. Los resultados del análisis de las propiedades naturales que se encuentran en cada café se registrarán y los datos servirán para crear una huella digital de origen para cada muestra en particular. Una vez establecida, esta huella digital se utilizará para verificar la autenticidad de ese café a medida que se mueve a través de la cadena de suministro, hasta llegar a la taza.

Con esta iniciativa, Alliance for Coffee y su socio en este proyecto, Oritain, tienen como objetivo proporcionar una mayor verificación de la cadena de suministro, favoreciendo las oportunidades comerciales para los caficultores, comerciantes y otras empresas que operan en la industria del café. La capacidad de los caficultores de probar el origen de sus granos de café les permitirá demostrar el verdadero valor de su producto, y a los compradores certificar y estar seguros de que el café que están pagando es exactamente el mismo café que luego reciben.

Esta nueva herramienta de trazabilidad en la industria del café, explican desde ACE, ayudará a aumentar la transparencia y a demostrar el cumplimiento de los estándares de sostenibilidad y abastecimiento responsable. También servirá, explican, para gestionar el riesgo y fortalecer la reputación de los orígenes del café de alto nivel. “Esta huella digital del café está a la vanguardia de la verificación y estamos encantados de iniciar esta colaboración y poder ofrecer este servicio a los muchos interesados en la cadena de suministro de Cafés de Especialidad”, apunta Darrin Daniel, Director Ejecutivo de ACE.

*Puedes acceder a la revista Fórum Café nº84 completa aquí.


screenshot_2021-03-30_at_12

Comunicación Sensorial Online

DR. ILJA CROIJMANS, INVESTIGADOR DE LA UNIVERSIDAD UTRECH “LA CULTURA DE DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO EN EL MUNDO DEL CAFÉ ES TODAVÍA DEMASIADO INCIPIENTE”

La era de la comunicación digital está más activa que nunca, abriendo las puertas a ciertos sectores que estaban hasta ahora poco “acoplados” a ella y que en estos momentos se enfrentan al gran reto de comunicar en el mundo digital las excelencias de sus productos y conseguir con esta comunicación no personal, ofrecer al cliente la misma experiencia que en el medio físico y animar la compra de sus productos.

La evolución de las ventas online no deja de crecer y el mundo del café no es ajeno a esta realidad. Cada vez son más las empresas tostadoras y micro tostadoras que disponen de tienda online, donde exponen sus productos para la venta. Como en el caso de cualquier otro producto en línea, una buena descripción es básica para llamar la atención del comprador. Esta información debe incluir descriptores sobre las características básicas del producto y datos que resulten de interés para el cliente, pero, si realmente hay algo importante es que el lenguaje de la redacción debe ser próximo al consumidor para que ayude a su decisión de compra.

El café no es un producto que podamos describir online como por ejemplo hacemos con una mesa o un sofá que vayamos a vender. En estos casos, las características de color, dimensiones y materiales son suficientes para que el comprador pueda hacerse una idea muy real del artículo y decidir su compra, sin embargo, la manera de presentar a un café son sus sabores y la forma principal de comunicar sobre ellos es un lenguaje que en estos momentos tiene demasiados “dialectos”, y que varía de forma significativa entre consumidores y profesionales.

EXPERIENCIA PERSONAL Y SEÑALES OLFATIVAS

Con ánimo de colaborar en la desaparición de esta brecha, el doctor en Psicología y Neurociencia, e investigador en la Universidad de Utrech, estudia por qué es importante el vocabulario que usamos para describir el café y explora como los expertos en café podrían mejorar sus descripciones y crear una cultura homogénea en este ámbito que permitiera una mejor conexión con el consumidor, facilitándole una identificación clara y sencilla de cada café, por ejemplo, durante la compra online.

“Un gran paso adelante para la venta de café online será si todos los expertos en este producto fueran capaces de describir el café de la misma manera, utilizando los mismos descriptores y un lenguaje común y adecuado a los consumidores. Hoy, sin embargo, la disparidad de descriptores y criterios de definición de un café sigue siendo muy alta y esto dificulta la comunicación de las características de cualquier café. Esta disconformidad podría explicarse por el componente de la experiencia personal relacionada con la percepción de las señales olfativas y que se relaciona con áreas como la emoción, la memoria, el lenguaje, e incluso con la visión y el sonido en el caso del olfato retronasal, cambiando en mayor o menor medida la señal original. Ahora bien, aunque es tentador mencionar todo esto como una de las razones por las que a la gente le cuesta describir aromas y sabores, estas interpretaciones deben aceptarse con ciertas reservas. La mayor parte de la investigación en psicología se ha realizado tradicionalmente en poblaciones muy limitadas - el 99% de los participantes son occidentales, educados, industrializados y con un nivel de vida aceptable - sin reflejar la amplitud de la diversidad humana. De hecho, estudios recientes, realizados fuera de estas poblaciones tipo, sugieren que las luchas lingüísticas que las personas experimentan al nombrar aromas no son universales.

 

En varias culturas del mundo, los olores juegan un papel importante en todas las capas de la sociedad, con diversos rituales en torno al olfato y distintos vocabularios de olores. Los olores son increíblemente importantes, por ejemplo, para las sociedades que viven de la caza y recolección de productos, como los Jahai en la península malaya, que independientemente de la experiencia personal que les evoque el aroma de una fruta, una planta, una hierba, disponen de un vocabulario compuesto por alrededor de una docena de palabras para describir diferentes olores de una manera abstracta, comparable a nuestro vocabulario de colores. Este vocabulario y su uso frecuente (es decir, práctica) hace que las descripciones de los Jahai sean muy consistentes y fáciles de reconocer por el resto de su población, entendiendo inmediatamente la referencia exacta del tipo de producto al que se refieren.

CAPTAR EL AROMA Y EL SABOR A TRAVÉS DEL LENGUAJE

Lo que está claro es que con suficiente experiencia, ningún aroma es demasiado difícil de describir de forma concreta para un profesional del café. Ahora bien, teniendo en cuenta que esta descripción acepta diferentes caracteres y por tanto diferentes lenguajes, es ahí donde se debe afinar la comunicación para evitar la “desconexión” con el consumidor. Cuando un prescriptor redacta la nota de cata de un café puede ser muy específico, discriminatorio o informativo. Ser específico significa ofrecer descripciones de sabor.

Estamos al borde de un gran cambio sobre cómo se aborda y describe el café muy concretas, como “bergamota”, “tamarindo” o “yuzu” que difícilmente podrán reconocer los consumidores de a pie. Ser discriminatorio, por su parte, consiste en describir el producto diferenciándolo del resto, lo cual solo resulta conveniente si ese “otro” es bien conocido por quien está leyendo la nota. Y en el caso de la descripción del café con fines comerciales, ser iformativo significa ser accesible para los consumidores. Y es que ofrecer una descripción más general, como “aroma a cítricos”, “sabor a chocolate” puede ser más útil para los consumidores que cualquier otro descriptor porque pueden identificarse mejor con ese olor o sabor.

Estudios de SCA muestran que los consumidores anhelan descripciones de este tipo. Muchas descripciones en línea, se centran en cuán sostenible es ese café, cómo se cosecha, cómo el tostador encontró a ese caficultor específico y alguna historia personal similar, pero lo que estos estudios concluyen es que lo que los consumidores de café realmente quieren es encontrar una buena descripción del sabor del café que van a comprar. Quieren saber qué esperar cuando lo preparen en casa. Los expertos en vino parecen haber interiorizado esto muy bien. Escriben descripciones del sabor del vino de una manera estructurada: color, olor, sabor, sensación en boca y regusto, y los consumidores lo entienden. Además, estas descripciones parecen ser imaginables paraquienes las leen. Esto significa que al leer la descripción, el consumidor puede formarse una imagen mental de cómo sabrá ese vino cuando ya lo tenga en la copa. Con el café debemos conseguir lo mismo.

Durante mis estudios de doctorado en 2013, comparé las descripciones de producto generadas por expertos en vino (enólogos, productores de vino, sommeliers), expertos en café (baristas certificados, formadores de SCAE, y otros profesionales del café con título) y consumidores que bebían café y vino, pero no eran expertos. Les pedí a esos tres grupos que olieran y probaran 5 vinos tintos diferentes, 5 cafés diferentes, 10 olores únicos y 8 sabores básicos (dulce, ácido, salado y amargo, en 2 concentraciones). Y comparé los grupos sobre cuán consistentes eran sus descripciones dentro de su propia cohorte y, también con relación al resto de grupos, y qué tipo de lenguaje utilizaban para poner sobre el papel lo que les habíamos pedido.

En los resultados descubrimos que los expertos en vinos utilizaron un lenguaje consistente para sus definiciones, de manera que las muestras resultaban fácilmente reconocible en cualquiera de las respuestas de estos profesionales. Pero los expertos en café no hicieron eso. Utilizaron descripciones diferentes y en general sus definiciones resultaban poco informativas para el consumidor. Y más sorprendente aún, la descripción del sabor del café tenía menos consistencia entre ellos que la de los expertos en vino o incluso los simplemente aficionados al vino y al café que coincidían más en una terminología común para definirlo.

El mes de febrero pasado, repetí el estudio esta vez con un nuevo grupo de expertos en café durante la Cumbre Sensorial en Zúrich. En este caso, los sentamos en parejas y tuvieron que describirse el vino y el café entre sí y, con base a eso, seleccionar el vino o café correcto. El resultado fue un número de cafés que correspondían con la descripción de la pareja algo más alto que los que no lograron relacionar, pero solo un poco más alto. Esto demuestra que seguimos necesitando trabajar sobre un lenguaje cafetero coherente si nuestro objetivo es poder comunicar de forma correcta nuestros productos a los consumidores, y más ahora que el objetivo es realizar esta comunicación online.

Las descripciones actuales que podemos encontrar en los paquetes de café - si las hay - y que suelen utilizarse, además, en la venta de estos productos en internet, a menudo son notas de cata que realmente no dicen mucho al consumidor sobre que sabor tendrá ese café en boca. Y esto sorprende porque los expertos en café son grandes apasionados de este producto y tienen un conocimiento enciclopédico increíble sobre él. Ellos prueban y juzgan los cafés a diario, y acumulan mucha experiencia práctica. Esto nos lleva a concluir que la principal diferencia con el mundo del vino es la falta de una cultura de descripción del producto que los enólogos y sumilleres sí llevan años practicando, tanto durante su formación, como luego, también, en restaurantes; cuando venden vino; cuando escriben reseñas para sitios web; cuando organizan catas para otros expertos y principiantes,...

Se necesita práctica específica para poder describir olores y sabores de manera coherente e informativa. Los consumidores necesitan descripciones homogéneas que les permitan identificar cada café, imaginárselo en boca y diferenciarlo, también, del resto. Estoy convencido de que estamos al borde de un gran cambio sobre cómo se aborda y describe el café y es necesario ir todos a una. Espero que la gente hable entre sí, y con eso me refiero a consumidores con consumidores, baristas con baristas, tostadores con tostadores, pero también consumidores con baristas, tostadores con consumidores, etc. y que partiendo de la experiencia de unos a otros, demos forma a esta cultura descriptiva del café. Referir nuestras experiencias de sabor puede ser difícil al principio, pero resulta más fácil, divertido y, también, útil para los demás a medida que avanzamos”.

Dr. ILJA CROIJMANS
Universidad Utrech

*Puedes acceder a la revista Fórum Café nº84 completa aquí.


screenshot_2021-03-30_at_12

Movimiento B Corp

A FUERZA DE LOS NEGOCIOS AL SERVICIO DE UNA NUEVA SOCIEDAD MÁS JUSTA Y SOSTENIBLE

Cada vez son más los que se adhieren al Movimiento B que apuesta por un nuevo modelo económico y de mercado en el que las compañías compitan por ser no solo las mejores del mundo, sino también las mejores para el mundo y, como resultado, la sociedad disfrute de una prosperidad más compartida y duradera.

En el año 2014 nacía B Corp Spain y con ello, el movimiento global de personas que utilizan la fuerza de los negocios para generar impacto positivo y generar un cambio sistémico que resuelva los principales retos sociales, económicos y ambientales de nuestra sociedad, empezaba a rodar de forma oficial en nuestro país. En aquel momento en España, únicamente una empresa, Alma Natura, había obtenido la certificación que promueve este movimiento y que avala que la empresa cumple con los más altos estándares de desempeño social y ambiental, transparencia pública y responsabilidad empresarial para equilibrar el beneficio con el propósito.

La filosofía B Corp promueve un sector compuesto por un nuevo tipo de empresa –las B Corps– orientada por un propósito de bien común, que genera beneficios para todas las partes interesadas y no solo para sus accionistas. La comunidad B Corp trabaja para reducir la desigualdad y la pobreza, cuidar el medio ambiente, fortalecer las comunidades y crear empleos de alta calidad con dignidad y propósito.

A fecha de hoy, B Corp Spain está a punto de llegar a las 100 empresas certificadas. La primera del mundo del café lo hará próximamente. Pablo Sánchez es el Director Ejecutivo de B Lab Spain, la fundación sin ánimo de lucro que impulsa el movimiento B Corp en España y aglutina a las compañías que están redefiniendo el sentido del éxito empresarial en nuestro país. Él nos explica la magnitud de este Movimiento B formado por todos los que trabajan, compran, invierten, aprenden, enseñan o apoyan a las empresas que se esfuerzan por crear un mundo B.

¿Qué acogida está teniendo el movimiento B Corp en España?

Tremendamente positiva. Desde el principio, teníamos claro que no estábamos promoviendo una certificación más, sino que estamos liderando un cambio sistémico para conseguir un nuevo modelo económico equitativo, inclusivo y regenerativo para todas las personas y el planeta. A esta visión de cambio se suman muchas empresas, organizaciones, universidades, administraciones públicas, etc., que quieren apoyar esta idea y con quienes estamos trabajando para cambiar la cultura empresarial. En este sentido, estamos creando una red de académicos con interés en ahondar en la in- vestigación sobre este modelo empresarial y de docentes que quieren integrar estos contenidos en la educación secundaria y universitaria. También estamos trabajando con juristas y abogados para lograr el reconocimiento legal de las empresas con propósito social.
 

Es importante entender que B Corp no sólo es una certificación, sino que es un movimiento que quiere redefinir nuestro modelo económico. El movimiento B Corp lo conforman miles de personas que están convencidas que es posible otro modo de hacer negocios; que es posible que las empresas tengan un fin social compatible con la generación de beneficios económicos.

¿Cuáles son los puntos claves que deben tener en cuenta las empresas que se adhieren al movimiento y quieren certificarse?¿Por qué deberían hacerlo?

El modelo B Corp evalúa la empresa en todas sus dimensiones. La evaluación es holística y contempla cinco áreas: gobernanza, trabajadores, comunidad, medio ambiente o clientes. Para cada una de estas áreas hay varias secciones, que permiten obtener una radiografía precisa del desempeño social y ambiental de la compañía.

Estamos en un contexto social donde cada vez la empresa va a recibir más estímulos e incentivos para avanzar hacia la sostenibilidad. Los inversores, los trabajadores, los consumidores, los reguladores, todos ellos van a premiar a las empresas que demuestren su compromiso con la sostenibilidad. Por tanto, es una cuestión de supervivencia. Además, uno, como persona al frente de una empresa, se debería preguntar de qué lado quiere estar: ¿quiero ser parte de la solución o del problema? Si la respuesta es la primera, en el movimiento B Corp van a encontrar muy buenos compañeros de viaje.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de certificación?

El primer paso es completar la Evaluación de Impacto B. Es una evaluación online gratuita y confidencial, que la empresa puede completar por ella misma. La evaluación está basada en un sistema de puntuación y es necesario obtener un mínimo de 80 puntos sobre 200 para solicitar la revisión. Una vez esta se solicita, existe un proceso de verificación para validar toda la información proporcionada por la empresa.

Más allá de la certificación, la Evaluación de Impacto B es una herramienta de gestión muy útil para planificar la estrategia empresarial de sostenibilidad. Más de 100.000 empresas en todo el mundo la utilizan y nuestro consejo es utilizarla, independientemente de la certificación, para medir y gestionar el impacto social de la compañía. En abril realizaremos el programa Camino +B, un programa online y grupal en el que acompañamos a las empresas en este proceso de medición. Esta será nuestra segunda edición del programa y en la primera participó Cafés Novell, empresa bien conocida del sector del café en España.

¿Qué implicación ha tenido hasta ahora el sector español del café en el movimiento B Corp?

Pues justo podemos anunciar la primera empresa de café con la certificación B Corp. Es Debuencafé, una empresa nacida hace pocos años con un modelo de triple impacto -social, ambiental y económico- muy innovador. En los últimos tiempos están surgiendo nuevas empresas en el sector con modelos muy innovadores que se han acercado e interesado por B Corp.

¿Qué impacto puede tener la crisis de la COVID-19 sobre la promoción de movimientos como B Corp?

En nuestro caso, la crisis ha reforzado y acelerado la tendencia que ya veníamos viendo desde 2018-2019. Para explicarlo con datos: el año 2020 cerca de 1.500 empresas se registraron en la Evaluación de Impacto B, lo que quiere decir un 35% desde que empezamos nuestra actividad en España. Está claro que el contexto actual está acelerando la consideración de la sostenibilidad como un eje estratégico fundamental de la compañía y las herramientas y estándares desarrollados por B Lab son muy útiles.

¿Cuáles son los planes de B Corp a medio y largo plazo en España? ¿Con qué desafíos y obstáculos se enfrenta su organización?

Tenemos actualmente dos grandes desafíos que van a conformar nuestro plan de acción. El primero es conseguir un mayor reconocimiento social: queremos que la ciudadanía reconozca, entienda (y premie) a las empresas B Corp. El segundo es lograr un mayor reconocimiento institucional y público. Para ello, estamos trabajando en el reconocimiento legal y en el desarrollo de actividades de agenda pública que permitan desarrollar políticas favorables a empresas claramente comprometidas con sus trabajadores, comunidades y el medio ambiente.

*Puedes acceder a la revista Fórum Café nº84 completa aquí.


screenshot_2021-03-30_at_11

Café, consciente y responsable

La creciente conciencia ambiental y social, las nuevas generaciones o la influencia de las redes sociales, entre otros factores, están dando lugar a nuevas tendencias de consumo que influyen directamente en nuestra decisión de compra.

El consumidor busca cada vez más, productos exclusivos, sostenibles y que tengan su propia historia que contar. Y es en esta nueva demanda que las empresas de café con estrategias de responsabilidad social y ambiental, ganan protagonismo.

Según una encuesta realizada por la consultora Edelman en 35 países, el 64% de los consumidores declara que recompensaría a las empresas que participan en algún tipo de activismo relacionado con la responsabilidad social o ambiental, asimilando, además, de forma directa, el 40% de la reputación de las marcas a sus planes de trabajo en Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Es más, el 90% de los consumidores aseguran estar dispuestos a boicotear a una empresa si se enteraran de que esta lleva a cabo prácticas comerciales irresponsables o engañosas (Pelican, 2019). Hoy más que nunca, pues, el famoso “res, non verba” (“hechos, no palabras”) atribuido a un antiguo senador romano, toma vigencia y los consumidores premian con su atención y fidelidad a aquellas empresas que lo practican. Tener la certeza que su café proviene de una empresa con los mismos valores que los suyos se ha convertido en un valor añadido a la excelencia de la experiencia de consumo que se presupone a una taza de café de calidad.

A un 75% de los consumidores, por ejemplo, les gustaría que las cafeterías fueran más transparentes sobre el abastecimiento de su café (Allegra, 2020), habiéndose comprobado que las empresas que fomentan esta transparencia, sean cafeterías, tostadores, microtostadores u otras, logran estrechar vínculos más estables con sus clientes, hasta el punto que, según datos publicados en Medium, la plataforma blogging creada por Evan Williams y Biz Stone, cofundadores de Twitter, un 61% de los consumidores estarían dispuestos a compartir más información con ellas, si eso les permite tener una mejor experiencia de compra y consumo. Esta predisposición pondría fin a la siempre complicada reticencia de los clientes a compartir datos y facilitaría la tarea de las empresas para lograr información de primera mano de sus clientes, definir sus gustos y preferencias, fomentar estrategias “direct to client” y trabajar en el diseño, por ejemplo, de presentaciones de café, adaptadas a la demanda de sus clientes, a grupos concretos de consumidores, etc.

CAFÉ ÉTICO

Los muchos análisis de tendencias que se han publicado con motivo del inicio del año, coinciden en que las frases bonitas ligadas a campañas de marketing dejarán de tener recorrido en el futuro si no se acompañan de políticas empresariales que se muevan en el marco de la responsabilidad, credibilidad y transparencia, los valores sobre los que fundamentan las nuevas exigencias del consumidor.

Según datos del Eurobarómetro incluidos en el Informe sobre Consumo Ético presentado el pasado mazo por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, el 21% de la población europea afirma elegir opciones éticas al comprar alimentos, aunque hay grandes diferencias entre los países más y menos comprometidos en este aspecto. En España el porcentaje de personas que se decantan por productos éticos es del 15%, mientras que en Suecia es del 49%, en Países Bajos el 38%, o 30% en Alemania. En Portugal, solo el 7% de la población elige estas opciones.

Estrechamente relacionados con el consumo con criterios éticos son los sellos de Certificación Ecolólgica y de Comercio Justo, de los que el café ha sido abanderado durante años. Según este mismo estudio de Consumo Ético, en general, sin embargo, desempeñan un papel secundario en las decisiones de compra. Mientras que un 32% de la población europea sí afirma que estos sellos influyen en sus decisiones de compra, un 39% reconoce que no se fija en ellos, un porcentaje que en el caso de España se incrementa hasta el 59%.

El 90% de los consumidores opina, además, que fabricantes y marcas deben efectuar políticas que favorezcan un consumo responsable. Asegurando, el 64% de los españoles estar dispuestos a pagar más en la compra de sus productos para apoyar a las empresas que colaboran con las personas que los producen en países en desarrollo. Este es un porcentaje sensiblemente superior al de la media europea, situado en el 50%, según el Eurobarómetro.

EMPRESAS COMPROMETIDAS

Y es en base a esta nueva realidad que los productores, importadores, tostadores, distribuidores y hostelería, toda la cadena del café, desde la semilla a la taza, deberán diseñar sus estrategias si quieren ser competitivos en un mercado en el que, además, las circunstancias que estamos viviendo han acelerado el despertar de la conciencia social entre los consumidores.

Y es que, paradójicamente, más allá de las complicadas y tremendas consecuencias de la pandemia sobre la salud, las relaciones sociales y la actividad económica, la situación provocada por la COVID-19 se ha convertido en un momento único para las empresas, incluidas las de café, a las que se les ha presentado una oportunidad inesperada para mostrar y demostrar su compromiso social. Ejemplos hay muchos, desde tostadores y distribuidores de nuestro país que han regalado café a los profesionales de la sanidad, cuerpos de seguridad y residencias de ancianos; a los que han hecho donaciones para la investigación de una vacuna contra el virus; pasando por los que, incluso, han cedido maquinaria, material y producto para improvisar cafeterías en puntos claves de nuevos espacios improvisados para atender pacientes y que han estados operativos desde el inicio de la crisis sanitaria. A todos estos ejemplos hay que sumar y destacar, además, el apoyo de todo el sector español del café a la hostelería, una de las actividades que más directamente está sufriendo el impacto de las restricciones derivadas de la lucha contra la pandemia de la COVID-19.

Las compañías con estrategias que ponen en valor su capital humano están llamadas a salir reforzadas, también, de esta gran crisis provocada por la pandemia. Más que nunca, las políticas empresariales ligadas a la empatía con los empleados, en las que cada persona importa, han servido y seguirán sirviendo para fomentar presa, lo que en un sector como el del café en el que se trabaja con un producto delicado resulta sumamente importante y un valor diferencial para asegurarse, además, clientes más satisfechos.

Alex Edmans, catedrático de la London Business School, investigó sobre qué factores influían en un desempeño financiero positivo. Tras años de estudio, concluyó diciendo que aquellas empresas que invertían en el bienestar de sus trabajadores consiguen fácilmente un alto rendimiento financiero, y no al contrario. La evidencia empírica en general demuestra que las empresas que valoran la confianza logran mayor retención y compromiso de sus colaboradores y son más ricas en innovación, agilidad, ventas, crecimiento y satisfacción de los clientes.

ECONOMÍA CIRCULAR

Además de todo esto, las prioridades del nuevo consumidor también pasan por el reconocimiento y mayor apego a empresas que fomentan la economía circular, unas iniciativas que en el sector del café en nuestro país, tiene ejemplos destacados. Tal es el caso, del proyecto desarrollado por una de las compañías tostadoras más importantes de España y que ha permitido, recoger más de 121 toneladas de cascarilla desprendidas del tueste de su café y destinarlas a generar biogás o el impulsado por otra empresa también referente en el país que ha instalado una innovadora caldera en su planta de fabricación que utiliza el poso resultante de la producción de café instantáneo para la obtención de vapor, un recurso, a su vez, necesario en el mismo proceso de fabricación.

En algunas ciudades, además, se han puesto en marcha programas experimentales de recogida de posos de café que se destinan a la fabricación de biocombustible sólido, y en los que colaboran algunas empresas tostadoras a través de sus establecimientos de café y clientes hosteleros.

Son casos también de éxito, las políticas de sostenibilidad implementadas por muchas empresas tostadoras y fabricantes de maquinaria y otros productos afines que han sustituido, por ejemplo, su flota de vehículos por modelos menos contaminantes o que han apostado por la arquitectura sostenible para la renovación o construcción de sus instalaciones, empleando el mismo criterio de sostenibilidad en la fabricación de sus productos y maquinaria, lo que en algunos casos, incluso, les ha valido un premio a su com- promiso con el medio ambiente.

PACKAGING SOSTENIBLE

El consumidor está revalorizando, también, la sostenibilidad en el packaging en el momento de la compra. Los envases fabricados con materiales biodegradables en detrimento de los plásticos y otros menos sostenibles, ganan adeptos. En este punto, las cápsulas de café tienen mucho que decir, y es que si bien, muchos consumidores aprecian la conveniencia de las cápsulas de un solo uso, también les preocupa su impacto ambiental. Es por ello que para seguir siendo relevantes en el mercado del café, los fabricantes de cápsulas han empezado ya a abordar las preocupaciones de los consumidores y a fabricar cápsulas de café reciclables, con soluciones innovadoras como las cápsulas 100% compostables, desarrolladas por empresas tostadoras españolas.

Todo confirma, pues, que el cuidado del medioambiente, un correcto uso de los recursos naturales, el respeto de las condiciones de trabajo y un trato justo hacia los caficultores, los empleados y clientes son algunas de las exigencias que los consumidores esperan que las empresas cumplan hoy en día. Estas ideas son muy beneficiosas para la sociedad, pero está claro que también pueden ser una excelente oportunidad de negocio para quienes las pongan en práctica

Fuente:
Eurobarómetro, Allegra, Coordinadora Estatal de Comercio Justo

*Puedes acceder a la revista Fórum Café nº84 completa aquí.